Por: Bartolomé Cavallo – Venezuela / Correo: cavallobartolome5@gmail.com

 

Conversaciones teatrales con la distinguida dama Yarmila Guaramato, actriz, diseñadora, directora y docente teatral. Nacida en Valera llegó a Maracay en 1991 donde echó anclas en pro del desarrollo teatral de la región.

Con más de 30 años en los escenarios maracayeros, otros espacios han sabido de su arte. Fue estudiante de Ibrahim Guerra, Pilar Romero, Alberto José Suarez, José Jesús González, William Cuao, Gennys Pérez, Aida Calderón. También recibió pautas de directores internacionales como Jacques Matthies (Dinamarca), Robert Sjoblom (Suecia). Diseñadora de vestuario teatral de agrupaciones nacionales. Investigadora en el área de la pedagogía teatral penitenciaria caso adolescentes. Licenciada en Teatro, mención Docencia por Unearte.

Yarmila, comencemos esta conversación un poco para conocer de tu trayectoria y cuándo llegaste a esta ciudad:

¿ Dónde y cuándo comenzaste en el mundo del teatro?

Mis comienzos se remontan a 1990  en la ciudad de Valera, estado Trujillo …cuando se llama a  concurso o audiciones para conformar el TNJ Valera -Teatro Nacional Juvenil de Venezuela- yo contaba con 16 años y para mi sorpresa quedo seleccionada de un grupo de 300 participantes por Pilar Romero e Ibrahim Guerra, los cuales montarían la obra  “Los peces del acuario”, trabajo que no pude concluir por cambio de residencia a esta ciudad de Maracay; ya estando aquí con 17 años ingreso en tres obras de teatro (A la diestra de Dios padre, El tirano Aguirre y El espantapájaros que quiso ser Rey)… paralelamente,  ingreso al insigne Teatro Estable de Maracay. Fueron tiempos afortunados y muy laboriosos.

¿Con toda esta fogosidad con que asumiste el hecho teatral? ¿Cuál es tu norte teatral?

En realidad, yo tengo como norte el teatro y los secreto de la buena dirección de escena ¡Cómo no tenerlo!, si fui una niña adelantada para esto del teatro; pero también es cierto que al este tengo la pedagogía teatral, en el sur tengo el ser vestuarista y en el oeste la escritura y la honestidad. Yo siento que 34 años de  trayectoria implica muchos sacrificios que deben quedar registrados o transmutados en un papel o una foto. Es por esto, que me ocupa accionar porque el tiempo termina, pero algún legado debe quedar.

Cuando a una actriz se le consulta sobre posturas, lecturas de la vida: ¿Cómo te defines en el teatro?

Me apasiona saber que no todo está dicho, y me da mucho morbo intentar hacer algo desconocido o por descubrir; no importa el riesgo, pero hay que lanzarse… eso sí, antes tuve que haber investigado hasta la médula, si es posible. Soy intensa como un asperger quizás.

Por otra parte, mantenerse en este medio también es peligroso y cansón: ¿Cuál crees que es tu mayor fortaleza en el teatro?

La actuación, no sé si será una fortaleza, creo que es un don.

Pero ya llevas más de tres décadas en este medio: ¿Cuál es tu propósito a futuro en el teatro?

Mantenerme sin límites. El teatro es tan completo que me atrevo a todo… en especial me refiero a todo lo que implique creatividad y apasionamiento, allí estaré.

¿Eres pasionaria como directora o prefieres que los actores vayan perfilando los personajes?

Yo soy pasionaria con la premisa de la historia y trato de que vivamos una poligamia, donde todos nos casemos con esa premisa y arriesgarlo todo como un ludópata.

La otra actividad que te apasiona es el diseño de trajes teatrales: ¿Ves al teatro desde los trajes o son accesorios?

Los trajes o vestuarios son algo menospreciado por muchos, quizás no nos damos cuenta que el discurso visual es por lo menos el más inmediato y con un impacto del 70 % en la proyección no verbal. Déjame decirte una cosa: Si el cine venezolano entendiera esto, conjuntamente con un buen guion y una perfecta fotografía, la historia sería otra. Los accesorios, por lo tanto, son trofeos ocultos de discursos ancestrales de poder, frustración o erotismo entre otros. Entonces veo el teatro con trajes muy expresivos y accesorios muy intrigantes, alguien dijo alguna vez:  “Hay tribus que no se visten pero sí se decoran”

Asumir la dirección teatral pareciera un reto, aún para las mujeres: ¿Qué te interesa como directora teatral?

Sorprender y conmover. Es vital para mí la “experiencia”  y para ello estudio neurológicamente las posibles reacciones de un público ante la escena o propuesta. Ser mujer me permite moverme entre lo sublime y lo sugestivo de la creación.

Recientemente acaba de terminar la Muestra Teatral que se dio en el Teatro de la Ópera de Maracay: ¿Cómo ves el movimiento teatral regional?

De superación. Nos hemos  dado cuenta que no era suficiente saber actuar como en tiempos del teatro universitario, aquellos años 80 ; ni tampoco atreverse a estar a la vanguardia de las grandes direcciones  teatrales, que de por sí son tareas titánicas; sino que ahora debemos ser lo más asertivos posibles como  productores y convencer a la gente de las  ventajas de entrar en la historia desde lo presencial y no desde la virtualidad de Netflix a pesar de vivir en una ciudad de precarias opciones de movilización y salarios que no dan tregua al ocio. Estamos aprendiendo de los errores, pero sin dejar de marchar… el teatro debe seguir corriendo el telón a pesar de las circunstancias.

Ya para finalizar: ¿Qué le cambiarías al teatro que se está haciendo actualmente en el estado?

¿Cambiar?… Más que cambiar me gustaría profundizar en la reflexión, para que la transformación no sea impuesta sino intrínseca. Me gustaría profundizar sobre tres grandes temas: Principalmente abordaría la formación de las generaciones que se dedicaran al teatro ya que estamos certificando a personas en este oficio sin detenernos en lo cualitativo, ni en las condiciones mínimas de funcionalidad.

En segundo lugar, es pertinente detenernos en el porta aviones que puede significar los programas debidamente constituidos y presupuestados de los cuales su demora afecta entre otras cosas la Escuela de Espectadores o lo que es lo mismo, la cultura teatral. Por último y no menos importante la seguridad social del artista que es una deuda enorme y humanamente meritoria en vida y no en agasajos post mortem.

Otras entradas de esta sección

Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios