Por: Gonzalo Reyes – México / Correo: gonzaloreyesautor@gmail.com / linktree / Instagram: @gonzaloreyesautor

El Día de Muertos en México es una celebración que tiene lugar los días 1 y 2 de noviembre de cada año. Se trata de una colorida festividad que honra a los difuntos y se celebra en todo el país. Es seguramente también la festividad mexicana mas conocida a nivel mundial. Es sin duda una fiesta que inunda los sentidos.

Durante esta festividad, las familias mexicanas crean altares en honor a sus seres queridos fallecidos, adornados con flores, velas, calaveras de azúcar, comida y bebidas que agradaban a los difuntos en vida. También se suele colocar una foto del difunto y otros componentes que representan los cuatro elementos de la naturaleza: agua, aire, fuego y tierra.

En algunos lugares, también se llevan a cabo desfiles y procesiones en los que la gente se disfraza con calaveras y esqueletos, y se realizan concursos de disfraces y calaveritas literarias.

Sin importar la fastuosidad del festejo en el pueblo o ciudad donde se disfrute de la festividad, hay un núcleo de la fiesta que no debe ni puede faltar: El Altar.

El altar de muertos.

Es una de las tradiciones más importantes del Día de Muertos en México. Se trata de un espacio en el que las familias honran y recuerdan a sus seres queridos que han fallecido. A continuación, te describiré los elementos que suelen componer un altar de muertos en México:

  1. Ofrenda de comida y bebida: En el altar se colocan alimentos y bebidas que eran del agrado de los difuntos, como pan de muerto, tamales, mole, chocolate, cigarros, tequila y agua. También se suelen poner platillos típicos de la región donde se celebra el Día de Muertos.
  2. Flores: Las flores son una parte importante del altar de muertos. La flor de cempasúchil, también conocida como flor de muertos, es la más utilizada por su color naranja brillante y su aroma. Las flores son colocadas para guiar a los difuntos hacia el altar.
  3. Velas: Las velas tienen un papel importante en el altar de muertos. Se utilizan para iluminar el camino de los difuntos y para representar la luz que ilumina su camino hacia la vida eterna.
  4. Calaveras de azúcar: Las calaveras de azúcar son un elemento icónico del Día de Muertos en México. Representan a los difuntos y se utilizan para decorar el altar.
  5. Papel picado: El papel picado es una artesanía tradicional mexicana que se utiliza para decorar el altar de muertos. Se corta en formas de flores, estrellas y figuras y se cuelgan para crear una atmósfera festiva.
  6. Incienso: El incienso se utiliza para purificar el espacio del altar y para atraer a los difuntos con su aroma.
  7. Fotografías y objetos personales: En el altar de muertos también se colocan fotografías y objetos personales de los difuntos, como ropa, juguetes, instrumentos musicales y libros, para honrar y recordar su vida.
  8. Agua y sal: El agua y la sal se colocan en el altar para refrescar a los difuntos y purificar su alma.

Estos son algunos de los elementos que suelen componer un altar de muertos en México. Cada familia puede personalizar su altar de acuerdo a sus tradiciones y costumbres. Puede ser un altar de lo mas sencillo, en casa de mis padres, por ejemplo, mi madre dispone de una mesa en la que pone fotografias, flores, veladoras, dulces, cigarros, refrescos a sus padres y hermanos ya fallecidos.

El Día de Muertos es una celebración que une a las familias mexicanas y les permite honrar y recordar a sus seres queridos que han fallecido. También es una forma de celebrar la vida y la muerte como parte del ciclo natural de la existencia. Esta tradición es un reflejo de la rica cultura y la creatividad de México, y ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Todas las culturas del mundo a lo largo de la historia del hombre tienen sus propias costumbres para honrar a sus muertos, por supuesto que no es algo excluso o único del folclor mexicano,  incluso llevándolo al terreno de la psicología, habría que preguntarle a los especialistas en la materia si no es si acaso el síntoma de una sociedad que no puede madurar,  “Cerrar ciclos” y se niega a superar las ausencias irreparables en este plano existencial. El día de Muertos es una celebración llena de colores, sabores, olores, lejos de la solemnidad en muchos casos, que nunca pasa desapercibida, el país se detiene esos días para que puedas ir al cementerio y hagas la visita más melancólica del año.

Eso es México, un país que ríe mientras llora, y llora mientras ríe, cual Pedro Infante en aquella mítica escena de “Nosotros los Pobres”.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, recibe un saludo y un abrazo de mi parte.

G.R.

 

Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios