Por: Óscar Fernández Galíndez – Venezuela / Correo: osfernandezve@gmail.com

La esclavitud nunca tiene tanto éxito como cuando el esclavo está convencido de que es por su propio bien.  Aristóteles

Vivimos en un aparente sistema de libertades a través del cuál cada quién por su propio esfuerzo es capaz de lograr cualquier cosa que se proponga. El esfuerzo por un lado sugiere desgaste, posiblemente enfermedad y en su mayor expresión, la muerte.

El sistema de control ha sido tan bien diseñado desde su aplicación que los medios de comunicación nos inducen a lo que debemos pensar, decir y hacer. La industria farmacéutica nos ofrece una muerte lenta que les da grandes dividendos.

Los alimentos, el agua, el aire y el suelo están llenos de venenos que poco a poco nos conducen a una enfermedad que la mayoría conoce como envejecimiento.

Nos venden vicios como el de las drogas, el alcohol, el sexo, los juegos de azar, el trabajo, etc. Todo tras la máscara encubierta de un tengo qué, que nos ata y no nos deja pensar.

Nos sembraron todo tipo de miedos y fobias, con el objetivo de que estemos la mayor parte del tiempo asustados y para que no nos demos cuenta que la gran mayoría de lo que creemos real, no lo es.

Nos generan las guerras, las hambrunas, las epidemias, e incluso manipulan el clima todo con el fin de mantenernos bajo control.

Colocan al dinero como el centro de todo y con ello, al mismo tiempo que nos dicen que todos somos iguales, la ley del dinero nos dice que si no tienes el dinero suficiente no puedes avanzar.

El control mental a través de todos los medios de comunicación, en especial los medios electrónicos y la publicidad ha sido y sigue siendo el mayor y mejor de los recursos usados para el control mental.

Nos colocan un sistema educativo orientado no a la libertad sino a la esclavitud el cuál no permite la creación de caminos creativos ni el cuestionamiento a lo ya establecido.

Se nos habla de igualdad y de democracia, esta última se convirtió en la mejor excusa para hacer lo que les viene en gana a los poderosos y decir que ellos son los demócratas y todos los demás no.

El derecho internacional y todas las relaciones internacionales son una gran farsa, pues a la hora de patear la mesa, lo hacen y demuestran su poderío. Todos los organismos multilaterales responden a los intereses de los poderosos, que por cierto, representan el 1% de la población mundial. Organismos como: La ONU, OMS, OPS, OEA, FAO, UNICEF, FMI, BM, OTAN, están bajo su control.

Organismos de inteligencia tales como: La CIA, FBI, MOSAB, M16, etc pretenden controlar los gobiernos del mundo y son ellos los que inducen guerras, golpes de estado y magnicidios.

Al final, cuál síndrome de Estocolmo, todos terminamos agradeciéndole a nuestros captores todas las estrategias de manipulación y control a las que nos han sometidos.

Nos siembran una ideología de género que tras la inoculación de la confusión en las mentes de nuestros niños y jóvenes, lo que buscan es controlar el crecimiento de la población.

Ésta es la granja humana de la que nos habló Salvador Fraixedo y nosotros somos el alimento de los oscuros. La solución ante todo lo dicho anteriormente existe, aunque no lo parezca, esos seres que por cierto son en su mayoría blanquitos, no son muy creativos y lo único que saben hacer es aplicar una y otra vez recetas.

Así pues, el reconocimiento de la existencia de toda ésta estrategia es el primer paso y el segundo es el reconocer también que por más difícil que parezca, siempre tendremos la posibilidad de elegir.

Y no me refiero a elegir desde lo material, porque muchas veces no poseemos recursos para ello, pero si somos libres de elegir nuestras emociones y pensamientos.

Y aunque eso aparente ser poco en lo individual, en lo colectivo se transforma en una gran fuerza impulsora de cambios que a través de la coherencia, la intuición y la ley de la sincronicidad irán creando un nuevo sistema de comprensión que por medio del sentido común y la intuición, eleven la vibración colectiva de la humanidad y promuevan una sociedad verdaderamente libre.

Tal vez la expresión más coloquial consista de decir que debemos hacernos los locos sin llegar a serlo. A continuación, daré una serie de tips que van en este sentido:

  1. Reír más: el humor es una estrategia liberadora que nos permite salir del pensamiento lineal y así nos permite percibir desde otra perspectiva.
  2. Ser empático y ayudar a los demás: a través de éste recurso desarrollaremos nuestra capacidad empática, aquí hay que tener mucho cuidado para no caer en dependencia, allí la intuición debe guiar los procesos dado que hay veces en las que la mejor ayuda es no ayudar.
  3. Contemplar la naturaleza: el contacto frecuente con la naturaleza y el dejar que ella a través de la respiración y la meditación nos permita encontrar nuestro centro, es clave para sanar desde adentro.
  4. Compartir con nuestros seres queridos momentos de calidad: tal vez nuestras ocupaciones no nos permitan pasar mucho tiempo con nuestros seres queridos, pero debemos hacer que esté a nuestro alcance para dar en lugar de cantidad calidad, eso también será muy útil.
  5. Hacer lo que nos gusta: a todos nos gustan más ciertas actividades que otras, debemos buscar cada vez más espacio para hacer lo que nos gusta y disfrutar al máximo de ello. Hay quienes piensan que esto cuando se vuelve un oficio no nos cansa ni nos aburre. Debemos cuidar que esto no se vuelva adictivo y nos aleje por ejemplo del tiempo con nuestros seres queridos.
  6. Escuchar más y hablar menos sin juzgar: debemos estar cada vez más atentos y dispuestos a escuchar cada vez más sin juzgar a los demás, eso también es muy útil.

El estoicismo es una disciplina filosófica que nos orienta en el arte de vivir desde una praxis coherente con nosotros mismos y con los demás. El camino del Tao y las enseñanzas budistas son también muy útiles en este proceso de despertar de la consciencia.

Observar con atención nuestro día a día nos ayuda a mantenernos atentos. La observación atenta a nuestros sueños y la correcta interpretación de éstos son también una gran ayuda en este proceso.

Lo más importante de todo es mantenernos pacientes y persistentes con nosotros mismos y con los demás. Así lograremos despertar a niveles de consciencia superiores.

 

 

Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios