Por: Richard Jiménez – Ecuador / correo: richmarcelo@hotmail.com / instagram: @pantalones_lectores

Nació en Guayaquil el 10 de febrero de 1861. Hija del Dr. Tomás Carbo y de Ángela Macías. Se casó con el Dr. Teodoro Maldonado Cora, abogado y presidente de la Corte Superior de Guayaquil. Entre sus hijos destaca el ilustre médico Teodoro Maldonado Carbo, cuyo nombre fue usado para uno de los más grande hospitales de la ciudad de Guayaquil, el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, perteneciente al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Uno de los elementos más destacables de la figura de Carbo Macías es su labor benéfica hacia los pobres. Fue miembro de varias instituciones de esta índole como la Sociedad de Beneficencia de Señoras, la Conferencia San Vicente de Paúl, Belén de Huérfanos, fue directora de la Liga Eucarística del Ecuador, presidenta de la Asociación de la Prensa Católica de Guayaquil, y fundadora y presidenta del Comité ‘Mercedes Gonzáles de Moscoso’.

Publicó en diarios, revistas y semanarios de la época. En su obra destacan temáticas como el hogar, la patria y la religión. En 1905 fundó la revista de carácter religioso y familiar Hogar cristiano, dedicada a la enseñanza moral de la mujer. Revista en la que colaboró la también poeta Dolores Sucre.

Sus composiciones más celebradas son: América y España, dedicada a Leonor Sáenz de Tejada; Ecos de fiesta, que celebra a la escritora María Piedad Castillo y con la que obtuvo un premio literario. Dedicó un poema en memoria de Dolores Sucre, aparecido en la revista femenil Flora No. 1 y un poema a propósito de la muerte de Federico González Suárez, arzobispo de Quito, aparecido en Flora No. 4. Asimismo, a través de sus versos, homenajeó a otras ilustres poetas como Lastenia Larriva de Llona y María Teresa Arrante, en el día de su matrimonio.

El retrato de Ángela Carbo Macías, vía acuerdo ministerial, se encuentra en la Galería de Veneritos Guayaquileños en la Biblioteca Municipal de Guayaquil.

 

 

Resurrexit

 

Vaga luz tiende haces de oro sobre negros horizontes,

y sonrosa los encajes de la túnica auroral,

y perfila sobre el éter la corona de los montes,

y en la tierra vierte vahos de alegría celestial:

ya de flores ciñe un manto la campiña de Judea,

ya el balido de la oveja repercute en el Hebrón,

y el lucero de la aurora diamantino centellea

en los rítmicos cristales del torrente de Cedrón;

puras brisas beben ámbar de la flor en las corolas,

y los pájaros arrullan en el nido de su amor…

…de las auras perfumadas, en las ráfagas silentes,

que flotaban en contorno de la tumba de Jesús,

replegó sus alas níveas, vaporosas, esplendentes,

¡el bendito mensajero de los reinos de la luz!…

 

…Despidiendo un haz de rayos luminosos de su frente,

el hermoso mensajero de la patria del amor,

asentado en la ancha piedra, custodiaba reverente

¡el sepulcro ya vacío del Divino Salvador!

…¡Victorioso de la muerte, surgió vivo Jesucristo,

irradiando más que el cielo su hermosura divina!…

 

 

AF….

 

Te dirán esos bellos pensamientos,

En su lenguaje fiel,

Que son tuyos mis puros sentimientos

Y sólo pienso en tí, mi dulce bien!

 

La soberana de floridos lares,

Símbolo es de pasión;

Precursores de nupcias, los azahares,

Ostentan la pureza de mi amor.

 

Mientras viva distante de tu lado,

No te olvides de mí,

Te dirá, con acento enamorado,

La “no me olvides” tímida y gentil.

 

Y todas como un coro de inocencia,

En cántico ideal,

Presagian que será nuestra existencia

Un oásis de ventura celestial.—

 

Después rodeado de ángeles y flores

Mira tu nombre allí:

Ellas, como expresión de mis amores,

Ellos, cantando un himno al porvenir….

 

Así en medio de dulces emociones

Tu imagen de mi mente aun más allá,

En nacarado cielo de ilusiones

Con áureos rasgos dibujada está.

Proyecto escritoras olvidadas de América Latina.

El objetivo de este proyecto es volver a traer al debate el nombre de grandes escritoras de Latinoamérica. De muchas de ellas se ha dejado de hablar y de leer, pero se considera que sus legados son trascendentales y por ello este espacio es necesario.

Autoras comentadas.

  1. Teresa de Cepeda y Fuentes.
  2. Gerónima de Velasco
  3. Gertrudis Dávalos y Mendoza 
  4. Catalina Luisa Herrera Campusano
  5. Magdalena Dávalos 
  6. Pastora Alomía Delgado
  7. Mercedes González
  8. Aurelia Cordero Dávila
  9. María Piedad Castillo
  10. Luz Elisa Borja
  11. Isabelle de Villars
  12. Carmen Elena Acevedo Vega
  13. Morayma Ofyr
  14. Lola Orbe
  15. Mariana García
  16. Ángela Caamaño
  17. Ángela Carbo Macías

Referencias

  • Calderón Fuentes, J. (15 de Abril de 2018). Hemeroteca: El Telégrafo. Obtenido de El Telégrafo: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/hemeroteca/1/grandes-plumas-angela-carbo-de-maldonado.
  • Moscoso Cordero, L. (1999). De cisnes dolientes a mujeres ilustradas: Imágenes de mujeres a través de la literatura (1890-1920). Quito : Abya-Yala.
  • Pérez Pimentel, R. (2024). Archivo Biográfico: Rodolfo Pérez Pimentel. Obtenido de Archivo Biográfico: https://rodolfoperezpimentel.com/carbo-de-maldonado-angela/.
  • Universidad Central del Ecuador. 1892. Antología ecuatoriana: poetas. Quito: Imprenta de la Universidad Central del Ecuador.

 

Richard Jimenez

Richard Jimenez

Neal Moriarty «Richard Jiménez A.» (Ecuador, 1988). Licenciado en Filosofía y Máster en Estudios de la Cultura. linktr.ee/nealmoriarty
Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios