Petroglifos. Revista Crítica Transdisciplinar 2(2):7-12 julio-diciembre 2019
ISSN: 2610-8186
https://petroglifosrevistacritica.org.ve/
Ensayo
NEUROEDUCACIÓN EN VENEZUELA. UNA APROXIMACIÓN CRÍTICA DESDE LA INTERPRETACIÓN DEL MODELO DE NED HERRMANN
NEUROEDUCATION IN VENEZUELA: A CRITIC APPROACH FROM THE INTERPRETATION OF NED HERRMANN´S MODEL
Oscar Fernández Galíndez*1
1Investigador Independiente - La Victoria, Venezuela
*Correo electrónico: osfernandezve@hotmail.com
Recibido: 03/07/2019 Aceptado: 08/08/2019
RESUMEN

El presente trabajo representa una aportación crítica y filosófica desde la neuroeducación en Venezuela, se reflexiona respecto a la conjunción entre el cerebro o hemisferio derecho y el cerebro o hemisferio izquierdo según Ned Herrmann o la mano izquierda y derecha de Dios respectivamente según Ken Wilber, duchos autores nos hablan de la necesidad de complementarnos para poder ir hacia la trascendencia del espíritu. Los procesos de enseñanza aprendizaje deben tomar en cuenta estas miradas, así como también la influencia de nuestras emociones y pensamientos los cuales influyen en nuestro diario vivir. Si vamos de adentro hacia afuera o  de afuera hacia adentro, mediados ambos por el entendimiento de nuestras emociones, implica que en algún punto de nuestra evolución nos encontraremos y nos veremos cara a cara para ir desde allí y por siempre unidos porque todos somos uno. Desde el sistema educativo se debe atender estas diferencias para poder trascender hacia las complementariedades necesarias y no seguir imponiendo modelos que no corresponden con los estilos de aprendizaje de cada quien. Hacia allí, debemos ir.

Palabras clave: crítica educativa, neuro-aprendizaje, neuro-educación, sistema educativo
ABSTRACT

The present work represents a critical and philosophical contribution of neuroeducation in Venezuela, we reflect on the conjunction between the brain or right hemisphere and the brain or left hemisphere according to Ned Herrmann or the left and right hand of God respectively according to Ken Wilber, we He speaks of the need to complement each other in order to go towards the transcendence of the spirit. The teaching-learning processes must take these looks into account as well as the influence of our emotions and thoughts influence our daily life or not. If we go from the inside out or if we go from the outside in, mediated both by the understanding of our emotions, it implies that at some point in our evolution we will meet and face each other to go from there and forever united because we are all One. From the educational system these differences must be addressed in order to go towards the necessary complementarities and not continue to impose models that do not correspond to the learning styles of each one. Towards there, we must go.

Key words: educational criticism, educational system, neuro-education, neuro-learning

Al pensar en la neuroeducación lo primero que nos llega a la mente es: ¿Qué es la neuroeducación? Particularmente la concibo como una disciplina que promueve la integración entre las ciencias de la educación y la neurología donde educadores y neurocientíficos desarrollan disciplinas como la psicología, la neurociencia, la educación y la ciencia cognitiva. Por lo cual, la neuroeducación conlleva a  mejorar  los métodos de enseñanza y los diferentes programas educativos. Con respecto a la eficacia de la neuroeducación,  Ruiz  (2019) Martín comenta que “la parte positiva de que una escuela se plantee qué es la neuroeducación es que, evidentemente, tiene ganas de mejorar”(p.12). Sin embargo, la neuroeducación representa mucho más que la interacción entre la neurología y la educación. Si fuese sólo así, estaríamos observando únicamente a los procesos de enseñanza aprendizaje como instancias provistas de limitaciones cognitivas a las cuales deberíamos atender terapéuticamente y esto va mucho más allá de esa mirada.

Desde aquí no sólo nos interesa el cómo aprende la persona, además, el por qué aprende y en especial el por qué algunos contenidos les resultan más fáciles que otros, incluso dentro de esta reflexión que podríamos denominar neurofilosófica, también nos interesa preguntarnos ¿Hasta qué punto lo que creemos que es lo apropiado para nuestros niños y jóvenes es realmente eso?

Para intentar entender el sentido de las preguntas planteadas arriba observaremos el modelo teórico de Herrmann (1995), en dicho modelo se expresan por lo menos cuatro formas de aprender y/o de interpretar al mundo.

Antes de continuar debemos aclarar que en Venezuela vivimos bajo una hegemonía del sistema de aprendizaje cortical izquierdo (CI), y en él se apoya la visión científica, objetiva, lógica, razonada de la sociedad. Por lo cual, todas las demás visiones aun cuando reporten resultados favorables, resultan descartadas, por otra parte la lectura (CI) aun cuando resulte equivocada, es considerada optimizable, mejorable.

Fuente: Fernández  (2018)

Un ejemplo cercano lo tenemos en los procesos de lectoescritura de nuestros niños. Si bien es cierto que la UNESCO propuso al método GLOBAL que incluye el aprendizaje de la totalidad de la palabra más el sonido y la imagen, y que Venezuela suscribió dicho acuerdo, lo cierto es que en casa y en las escuelas todavía se sigue enseñando a leer y a escribir con el método SI-LA-BI-CO. Todo esto hace que aquellos niños cuyos esquemas de pensamiento no encajen en la dimensión hegemónica del estilo de aprendizaje (CI), se les dificulte mucho más que a otros la adquisición de sus aprendizajes.

Por otro lado, a nivel sociocultural se entiende que un niño con buena memoria, aunque no entienda lo que repite es un ser inteligente, y si medio entiende entonces es un genio. Pero además de todo lo anterior es importante destacar el proceso de alfabetización que llevó a Venezuela a ser declarada territorio libre de analfabetismo, todo esto con la ayuda de la misión Cubana y con la ayuda del método Yo sí puedo, que no es más que la aplicación del método global en la enseñanza de adultos. Desde aquí no nos extrañaría afirmar que posiblemente además de las dificultades económicas que las personas pudieran haber presentado en su momento, probablemente haya también influido el hecho de que su estilo de aprendizaje no era el propio de (CI) y por lo tanto no pudieron aprender a leer y escribir en su momento.

Se presenta aquí la primera contradicción dentro de un sistema que debería ser homogéneo, es decir, por un lado se aplica el método silábico y por el otro el método global, ¿por qué no se aplica el método global en todo el sistema educativo?, ¿será por que en principio quienes enseñan a leer y a escribir a los niños son las madres y éstas aplican el método con el que ellas aprendieron?, ¿o será qué nuestras maestras se resisten al cambio?

Otra cuestión que no deja de estar relacionada con la anterior es el hecho de ¿en qué medida esos niños que aprenden a leer y a escribir se convierten en lectores?, es decir; ¿cuántos de esos niños realmente le toman amor a la lectura y no fobia?, las respuestas a estas preguntas representan en gran medida el éxito o el fracaso del sistema escolar, y eso sólo atendiendo al tema de la habilidad verbal, en relación a la habilidad numérica, sería una situación equivalente.

De allí que nos preguntamos nuevamente, ¿Cuál sería la edad apropiada según su estilo de aprendizaje para comenzar a leer y escribir y cuál sería la edad apropiada según su estilo de aprendizaje para comenzar a calcular?

Obviamente no sería igual para todos, ¿por qué en países como Finlandia estas edades varían y en nuestro país todo sigue igual?

Ahora bien, supongamos que el único problema en la sociedad venezolana es que todo se percibe y/o se privilegia única y exclusivamente desde la perspectiva del cerebro izquierdo según el modelo de los cuadrantes cerebrales de Herrmann (1995), o de acuerdo a la mano derecha de dios según  Wilber (2011), si eso fuese así, quizás sólo deberíamos buscar complementar con otras formas de leer e interpretar al mundo. Pero resulta que la visión hegemónica a la que hacemos alusión es sólo aparente. Me explico, si el interés por el aprendizaje del enfoque científico fuese real, hubiese, como si ocurre con los países capitalistas desarrollistas, un apoyo serio en relación a la formación de talento humano en ciencia y tecnología. Por ejemplo, si este impulso fuese cierto, no tendríamos bachilleres en ciencias que no saben ni lo que es una pipeta, mucho menos una pipeta automática, y cuya experiencia en laboratorio no va más allá de un experimento demostrativo en el mejor de los casos. Esto sólo por poner un ejemplo. Otro ejemplo lo vemos a través de los anuncios comerciales en la televisión, los cuales por cierto conocen de la vaguedad de este discurso seudocientífico y se valen de ellos para vendernos productos. Por ejemplo: nos ofrecen un medicamento o un desodorante que supuestamente es avalado por una importante universidad, pero nunca dicen cuál fue el estudio ni cuál es la universidad. Y si nombran a dicha universidad la misma resulta financiada por la empresa farmacéutica lo cual pone  entre dicho la confiabilidad de dicho estudio.

Entonces tenemos una hegemonía (CI) que además es una estafa intelectual. Por lo tanto, deberíamos hacer real la hegemonía (CI) e incorporar a la vez a los demás estilos de aprendizaje.

Un mundo sólo para diestros

Vivimos en una sociedad-mundo en la que los zurdos son vistos como un extraño accidente y por ser un fenómeno poco frecuente, las escuelas no están acondicionadas para atenderlos. Incluso hubo una época en la que las personas zurdas eran vistas como malévolas de allí la expresión de siniestro como una cuestión demoníaca.  Existen tres tipos de zurdos: el zurdo natural: es aquél que su hemisferio derecho corresponde totalmente con el extremo izquierdo de su cuerpo. El aprendido: es aquel que por alguna circunstancia se ve obligado a utilizar la mano izquierda siendo diestro y está aquél que siendo de estilo de aprendizaje (CI) escribe con la mano izquierda.

Los zurdos naturales equivalen aproximadamente al 4% de la población. Pero además debemos señalar que, así como existen zurdos con estilo de aprendizaje (CI) porque su hemisferio cerebral no se cruza por completo, también hay derechos (CD) es decir diestros que piensan como zurdos naturales. De estos últimos hay aproximadamente la misma cantidad que de los zurdos naturales. Para estos últimos la vida les resulta tanto o más difícil que para los zurdos naturales ya que no encajan en el mundo de los diestros y los zurdos no abundan como para poder compartir su visión del mundo.

En consecuencia, vivimos en un mundo en el que la separación es la norma. En la República Bolivariana de Venezuela se han realizado algunos intentos, pero aislados y un tanto a ciegas. Por ejemplo: en la Ley Orgánica de Educación  (2009): en el artículo 6 numeral 3 literal d, nos dice: “De desarrollo socio-cognitivo integral de ciudadanos y ciudadanas, articulando de forma permanente, el aprender a ser, a conocer, a hacer y a convivir, para desarrollar armónicamente los aspectos cognitivos, afectivos, axiológicos y prácticos, y superar la fragmentación, la atomización del saber y la separación entre las actividades manuales e intelectuales”(p. 9).

De este artículo resulta  interesante destacar lo subrayado arriba, puesto que esto sólo se quedó en el discurso y no se han implementado hasta la fecha propuestas concretas que conduzcan a la solución de este asunto. Se percibe  que una de las razones de esta situación es que  quienes han afrontado este problema, no tienen idea que desde la neuroeducación este aspecto debe ser abordado.

Otro asunto que debemos considerar para entender un poco más todo esto es que en Venezuela lo más cercano que se ha llegado a la neuroeducación es a la patologización de la educación. Es decir; sólo se le presta atención a los procesos cognitivos y afectivos de los niños y jóvenes, cuando éstos presentan alguna dificultad en el proceso de adquisición de los contenidos programáticos. Es decir, nunca se cuestiona el sistema, a veces se llega al nivel de la didáctica haciendo de esto un maquillaje, es decir; se cambia la estrategia o incluso al docente, pero el sistema y los contenidos permanecen intactos. Nadie se cuestiona si es eso lo que realmente ese niño o joven deben aprender. Pues la educación no es personalizada sino estandarizada de allí que los niños y/o jóvenes que no respondan a la hegemonía (CI) quedan fuera y son patologizados. Pero hay algo más, aquellos que resultan tremendamente favorecidos por este sistema son socioculturalmente segregados. Me explico, aquellos jóvenes y/o niños que resultan de aprendizaje rápido  son llamados dotados o súper dotados, son excluidos por el grueso de la sociedad que los ve como seres anormales. De allí que se excluye desde el sistema y la sociedad por anormal. En cualquiera de los dos casos, resultan seres profundamente frustrados y concluimos, entonces se puede inferir que el sistema educativo venezolano es profundamente incoherente e incongruente. No sólo no cumple lo que promete, sino que lo que cumple nunca lo prometió.

Para entender un poco más este punto se recomienda leer el libro de  Sacks (2012) El hombre que confundió a su esposa con un sombrero. Aquí el autor expone desde una perspectiva neurofenomenológica un conjunto de casos neurológicos que no son patologizados y por ser condiciones propias del hemisferio cerebral derecho, deben ser atendidas individualmente. Un ejemplo de esto es el caso de un grupo de ancianos que reportaban oír una música que sonaba constantemente en sus cabezas. Uno de ellos dijo que deseaba que la música se fuera, pero otra dijo que le recordaba su infancia mientras que otro que era músico dijo que le ayudaba a componer. En consecuencia, si llevamos esto al plano educativo observamos que la necesidad de comprensión de nuestros procesos socioafectivos y/o cognitivos aunado esto a la necesidad de complementación con y entre los procesos de aprendizaje, nos conducen a la necesaria integración de lo que hemos sido con lo que somos para poder entender lo que seremos.

Algunas soluciones

A continuación, se relacionan algunas posibles soluciones a esta disyunción educativa que observamos en la sociedad venezolana:

a.-Debemos ser coherentes/ congruentes: debemos enseñar con el ejemplo. No podemos hablar de salud por ejemplo si fumamos, no nos alimentamos bien y no hacemos actividad física. El dicho haz lo que digo y no lo que hago es una aberración.

b.-Debemos enseñar a ser empáticos: existen dos tipo de empatías, la cognitiva: pienso lo que tú piensas y la afectiva: siento lo que tú sientes, debemos aprender a trabajar esto desde el nivel preescolar.

c.-Debemos enseñar a entender nuestras emociones: estamos acostumbrados a mirar hacia afuera y no hacia adentro, son nuestras emociones las que nos limitan y nos gobiernan, si no aprendemos a conocernos a nosotros mismos no podremos trascender en nuestras vidas.

d.-Debemos aprender a pensar positivamente: si nos centramos en lo malo que nos pasa seguiremos enfocados y centrados en ello, pensar positivamente no significa ignorar lo malo, significa no quedarnos anclados en ello.

e.-Los trece principios de la filosofía del buen vivir (Histórico, 2019) los cuales por cierto fueron señalados en algún momento por nuestro Ministerio de Educación nos serían muy útiles:

e-1) Saber comer: la alimentación es importante para la vida y no sólo se trata de comer sano, se trata también de alimentar sanamente al espíritu.

e-2) Saber beber: esto al igual que el saber comer va mucho más allá de lo que ingerimos como alimento, incluso podríamos incluir aquí el cómo respiramos y deberíamos reflexionar sobre si comemos o bebemos al aire.

e-3) Saber danzar: aquí podríamos hablar de la celebración de la vida, de allí que cada movimiento que damos si está éste conectado con la armonía de la vida es en esencia una danza.

e-4) Saber dormir: se refiere al descanso, pero también a ese intercambio energético que permite el intercambio cósmico de los que somos más allá del cuerpo físico, es decir el cuerpo etérico.

e-5) Saber trabajar: cuando el trabajo es un disfrute ya deja de ser trabajo, saber trabajar implica esto, es aportarle al mundo y al cosmos esa energía vital, intelectual y espiritual que con amor nos llega, es retribuir vida a la vida, es amar desde lo que hacemos con amor.

e-6) Saber meditar: meditar es mirar hacia adentro, es ayudarnos a nosotros mismos a través del autoconocimiento y la autorealización.

e-7) Saber pensar: saber pensar implica no caer presa de los pensamientos negativos que nos hacen esclavos del ego.

e-8) Saber amar y ser amado: el amor es la fuente de donde provenimos y hacia donde volveremos, es la energía que todo lo mueve es lo que somos en totalidad.

e-9) Saber escuchar: muchas veces no escuchamos a los demás ni siquiera sabemos escuchar nuestra voz interior por lo tanto debemos aprender a escuchar a los demás, a nuestra voz interior y sobre todo a la naturaleza que forma parte de nuestra voz interior.

e-10) Saber hablar bien: muchas veces hablamos con lo primero que nos llega  a la mente movidos por nuestras emociones y luego nos arrepentimos, debemos aprender a hablar desde el corazón y no desde el ego.

e-11) Saber soñar: el sueño es también un espacio de aprendizaje en el cual nuestras emociones y pensamientos se ponen a prueba y dicho sueño puede estar en vigilia o en estado onírico en ambas dimensiones podemos estar dormidos o despiertos. Podemos estar dormidos en la vigilia y podemos estar despiertos en la dimensión onírica, la búsqueda es estar despiertos en ambas y la búsqueda última que nos conducirá a la iluminación es la no búsqueda.

e-12) Saber caminar: caminar al igual que el danzar no sólo es movimiento, es desplazamiento en armonía con nosotros mismos. De acuerdo a como caminamos así nos sentimos, si caminamos rápido, nos sentimos perseguidos y que el tiempo nos acosa y si vamos despacio nuestro corazón marca la hora.

e-13) saber dar y recibir: el universo se expresa a través de un continuo intercambio de energía y materia, el hecho de que no lo percibamos no significa que no ocurre a cada momento, dar y recibir significa reconocer lo abundante y ricos que somos. Al percatarnos de esta magia, la abundancia material como la espiritual emerge porque ambas proceden del mismo origen. No se trata de dar para recibir, porque así no demos recibimos se trata de entender que se recibe y se da permanentemente lo que falta es hacernos conscientes de ello.

Además, se aporto aquí otro principio que considero importante.

e-14) Saber reír: la risa también es energía y además representa una energía poderosa que expresa lo que somos originalmente. El humor es una decisión ante la vida y nos ofrece un universo de posibilidades transformacionales.

CONSIDERACIONES FINALES

La conjunción entre el cerebro o hemisferio derecho y el cerebro o hemisferio izquierdo según  Herrmann (1995),  o la mano izquierda y derecha de Dios respectivamente según Wilber (2011), nos habla de la necesidad de complementarnos para poder ir hacia la trascendencia del espíritu. Los procesos de enseñanza aprendizaje deben tomar en cuenta estas miradas así como también la influencia de nuestras emociones y pensamientos influyen o no en nuestro diario vivir. Si vamos de adentro hacia fuera, o de afuera hacia adentro, mediados ambos por el entendimiento de nuestras emociones, implica que en algún punto de nuestra evolución nos encontraremos y nos veremos cara a cara para ir desde allí y por siempre unidos porque todos somos uno.

El sistema educativo debe atender estas diferencias para poder ir hacia las complementariedades necesarias y no seguir imponiendo modelos que no se corresponden con los estilos de aprendizaje de cada quien. Hacia allí debemos ir.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Herrmann, K. (1995). Breve historia de todas las cosas. Editorial Kairós. Barcelona España.

Ley Orgánica de Educación  (2009). Ministerio del Poder Popular para la Educación. Edición Patria.

Ministerio de Educación. Trece principios de la filosofía del buen vivir – Histórico 2019.Ediciones patria.

Ruiz, H (2019). Neurociencia. Instituto Superior de Estudios Psicológicos [en Línea] [Consulta 22/07/2019] Disponible en: https://www.isep.es/actualidad-neurociencias/que-es-la-neuroeducacion/

Sacks (2012) El hombre que confundió a su esposa con un sombrero. Ediciones INCA. 1ra ed.

Wilber, K. (2011). La conciencia sin fronteras. Aproximaciones de oriente y occidente al crecimiento personal.  Editorial Kairós.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *