Por: Carla Araneda Condeza – Chile /  Instabio

Me presento soy Carla Araneda Condeza, escritora e investigadora, directora del Proyecto Escritoras Latinoamericanas olvidadas, directora de la rama de Cultura del Centro Cultural y Deportivo Juvenil, autora de 14 libros de literatura, divulgación y textos académicos. Sobre mi vida les puedo contar que tengo 4 perritos: Polo, Carlitos, Potato y Ramona. Me encantan los animales, razón por la que hace muchos años tomé la decisión de adoptar un estilo de vida vegano. Entre mis pasatiempos preferidos puedes mencionar leer poesía, pintar, y pasar tiempo con mi pareja.

Empecé en la divulgación de conocimiento primero desde mi área de estudio, estudié Derecho en la Universidad de Chile, además cuento con algunos diplomados, desde esta perspectiva me di cuenta de forma temprana de lo necesario que es, como investigador propender a una democratización del conocimiento.

Después de publicar mi primer libro, un texto academia, de la academia para la academia, evidencié esta necesidad y publiqué el libro de divulgación de conocimiento “El fracaso del sistema de AFP en Chile”, un libro que explica con peras y manzanas, desde lo básico hasta lo más complejo de cómo funciona el sistema de pensiones en Chile.

Tiempo después empecé a trabajar en otros proyectos de divulgación de conocimiento, como es el “Proyecto Escritoras Latinoamericanas Olvidadas”, en el que se busca identificar el lugar de la mujer en el mundo de las letras latinoamericanas, el que busca primero volver a hablar de las grandes escritoras latinoamericanas, segundo identificar las razones por las que han caído en un profundo olvido, y tercero, crear una enciclopedia de escritoras latinoamericanas, de acceso público que permita acceder a este parte de la historia del libro, la que muchas veces es invisibilizada.

Anécdotas en este camino como divulgadora de conocimiento e investigadora han  habido varias, tanto negativas, como positivas, me quedo con las positivas, como fue el conocer al equipo de grandes personas que hay detrás de la revista petroglifos, quienes me han dado oportunidades, apoyo, consejos y ánimos para continuar en esto, en reiteradas ocasiones, un agradecimiento eterno por su labor y compromiso con la investigación y divulgación de conocimiento.

Mi canal de divulgación

Mi nombre de usuario es Condeza de los libros, para explicar la razón de este nombre, debo remontarme unos años atrás, al abrir mi cuenta de Instagram y empezar a trabajar en mis libros e investigación tenía el siguiente nombre de usuario: carlaaranedacondeza, como era muy largo lo cambié a caranedacondeza; la respuesta de mi audiencia en ambos casos fue la misma, llamarme por mi segundo apellido, y en reiteradas ocasiones referirse a mí como Condeza de los libros.

Imagen del canal de divulgación “Condeza de los Libros”

Viendo esta situación, el director de la Revista Petroglifos me recomendó cambiar mi nombre de usuario a Condeza de los libros, acto seguido hice una encuesta entre mis seguidores, y la respuesta mayoritaria fue el cambio a Condeza de los libros. Un nombre que hace el juego de palabras entre mi apellido materno y el título nobiliario, más mi pasión por los libros.

En base a mi experiencia y conocimiento les dejo los siguientes consejos a quienes deseen iniciar este camino:

  • Siempre hay que confirmar y volver a revisar nuestras bases de datos, somos humanos y los errores son posibles.
  • Recomiendo actualizarse constantemente en su área de conocimiento. En esta era de las informaciones, constantemente hay nuevos avances, innovación, cambios de paradigma, y no actualizarse en conocimientos siempre es una falla. Constantemente hay que estar leyendo revistas científicas, tomar nuevos cursos, leer y por supuesto, tener una visión crítica.
  • Repasar y tener disciplina son dos medidas esenciales para todo investigador.
  • Tener una buena redacción. De nada sirve tener un mar de conocimiento, descubrimientos, análisis y ser un experto, si no somos capaces de poner por escrito nuestras ideas, con claridad, precisión, naturalidad y sencillez. Este es un punto clave por el que recomiendo realizar constantemente ejercicios de escritura, tomar algún taller o curso de escritura y leer mucho. En este punto cito a Hemingway “Si no tienes el tiempo para leer, no tienes el tiempo ni las herramientas para escribir”.
  • Distinguir, antes de escribir, nuestro propósito de escritura, y con ello el tipo de texto a desarrollar: sí se quiere investigar para retroalimentar con nuestros colegas, estamos pensando en un texto académico; por otra parte, si la idea es producir una democratización del conocimiento, vamos a trabajar en un texto de divulgación de conocimiento, que va desde un experto en un área determinada a la audiencia en general.
  • Para producir divulgación de conocimiento hay que distinguir los tecnicismos de un área o ciencia, y, por otra parte, el lenguaje de uso común. Los tecnicismos hay que explicarlos, recordemos que como investigadores hemos tenido años de formación o aprendizaje.
  • Todos podemos producir divulgación de conocimiento, desde nuestra área o nicho de conocimiento. Todos tenemos algo para aportar a otros.

Me despido y espero que este artículo no les haya resultado aburrido, y que por el contrario les sea útil, en alguna medida, mi experiencia y enriquezca su trabajo.

Quedan invitados a conocer mi trabajo como articulista, como escritora y como instructora en Udemy. Les recomiendo una de mis últimas entrevistas que me hicieron en Radio Arroba de Argentina en El destino del artista.

Historias de esta sección:

Suscribir
Notificar de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios